Los Fisioterapeutas dentro de su formación profesional, están entrenados para aplicar técnicas específicas que trabajan con las articulaciones, músculos, ligamentos y tendones del cuerpo.

​Después de una lesión, una cirugía, por movimientos repetitivos o simplemente por falta de uso, las articulaciones pueden volverse rígidas, los músculos se pueden llegar a atrofiar, además de ligamentos y tendones menos móviles. Los nervios también pueden perder movilidad a causa del tejido cicatrizal que se haya generado en torno a ellos.

Las técnicas de Fisioterapia osteomuscular pueden abordar estos problemas, restaurando el movimiento en las articulaciones, la longitud de los músculos y la movilidad de los nervios. Además de ejercicios específicos acompañados de estiramientos musculares que ayudan a preparar el cuerpo para resistir el estrés de las actividades diarias y el deporte.

  • Tendinitis.
  • Bursitis.
  • Miositis.
  • Artritis,
  • Atrofias musculares.
  • Lumbalgias.
  • Cervicalgias.
  • Lesiones de manguito rotador.
  • Sindrome de tunel carpiano.
  • Lesiones causadas por esfuerzos repetitivos, causando dolor e inflamación en tendones, músculos, cápsulas o nervios.